Croquetas de jamón y queso curado

Súper cremosas y jugosas

40 minutos    15 croquetas       Media

Inicio » Recetas » Recetas de cocina de aprovechamiento » Croquetas de jamón y queso curado

Croquetas

Hace tiempo compramos un jamón ibérico y le quedaba ya poco para terminarse. Aprovechamos la carne del hueso que es la más sabrosa para hacer estas deliciosas croquetas 😍

Lo ideal es hacerlas y congelarlas ya que así evitarás que se rompan y puedes ir sacando conforme te apetezcan. Son un recurso excelente para aperitivos rápidos que no necesitan una descongelación previa 👌

En Pijiteces te damos unos consejos rápidos para que puedas hacer croquetas de forma fácil y siempre que quieras. No te pierdas esta fantástica receta 😉

También tenemos la preparación de la bechamel con Thermomix. La puedes encontrar más abajo 😉

Croquetas hay de muchos tipos pero tan cremosas y jugosas como éstas, pocas 🤤🤤

Croquetas de jamón ibérico y queso

 

Ingredientes

Para la bechamel

  • Una cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 25 gr de mantequilla o margarina
  • 55 gr de harina de trigo
  • 400 gr de leche semidesnatada
  • Una cucharadita de sal
  • Pimienta al gusto
  • Romero al gusto

Para el relleno

  • 200 gr de queso curado o viejo rallado
  • 200 gr de jamón ibérico o serrano triturado

Para el rebozado

  • 100 gr de avena en polvo
  • 100 gr de pan rallado
  • 1 huevo batido con una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freír

Preparación de Croquetas de jamón y queso curado

Tradicional

  1. El primer paso es hacer la bechamel. Para ello, ponemos en un cazo a fuego medio el aceite y la mantequilla. Cuando ésta última se haya derretido, agregamos la harina y removemos hasta que se forme como una masa.
  2. A continuación, incorporamos el resto de ingredientes y removemos con unas varillas hasta que la mezcla comience a espesar. Es importante remover todo el tiempo para que no se pegue y las varillas son ideales al mismo tiempo para que no se formen grumos.
  3. Cuando esté bien espesa, retiramos del fuego y llevamos la mezcla a un tupper. Seguidamente, la mezclamos con el queso y el jamón hasta que todos los ingredientes se hayan integrado correctamente.
  4. Metemos el tupper al frigorífico y dejamos reposar durante 12 horas aproximadamente. De esta forma nos aseguramos de que cuando queramos formar las bolas, éstas van a estar duras y no se van a romper.Relleno de croqueta
  5. Pasado el tiempo ponemos en un plato el huevo batido con la pizca de sal y en otro la mezcla de harinas. El proceso es muy sencillo. Nos embadurnamos las manos en aceite de oliva y cogemos un pedazo de masa, aproximadamente del tamaño que más nos guste. Si son pequeñas, tendrás que usar menos aceite para freírlas y si son grandes, estarán más cremosas y te llenarán más. Cuando tengamos nuestro pedazo de masa en las manos, le daremos forma de bola con las dos manos y seguidamente, los alargaremos un poco con la punta de nuestros dedos.Croqueta
  6. El siguiente paso será rebozarlas en la mezcla de harinas (asegúrate de que estén bien rebozadas por todos lados) y apilarlas en un plato. En este punto tienes dos opciones. Puedes hacerlas directamente o congelarlas. Croquetas rebozadas
  7. Si decides hacerlas directamente, tendrás que calentar una sartén pequeña a fuego medio fuerte y añadir aceite de girasol hasta que consideres que va a cubrir las croquetas. Puedes usar aceite hasta la mitad de la sartén pero corres el riesgo de que se te abran.
  8. Una vez que esté el aceite caliente (yo suelo echar una pizca de sal y si crepita es que está listo para freír). Vamos incorporando las croquetas poco a poco de tal manera que no se toquen entre ellas. Es mejor que lo hagas en tandas pequeñas para que así no se rompan. Notarás que van tirando el exceso de harina y ésta se va poniendo cada vez más oscura. Es importante que con una cuchara vayas quitando ese exceso porque si no, se irá pegando de nuevo a la croqueta. Sácalas en cuanto estén doradas y déjalas reposar sobre papel secante.
  9. Sírvelas pasados 10 minutos. Te van a encantar.

Elaboración de bechamel con Thermomix 31, 5 y 6

  1. Para esta receta puedes realizar dos procesos con Thermomix. El primero es el de triturar tanto el queso como el jamón y en el segundo, preparar la bechamel. A continuación, te pongo los pasos que debes seguir.
  2. Pon en el vaso de la Thermomix el aceite y la mantequilla. Te recomiendo la marca Lurpak porque está espectacular. Seguidamente programa 1 min 100º velocidad 2.
  3. Pasado el tiempo, añadimos la harina por alrededor de las cuchillas y programa 2 min 100º velocidad 1.
  4. Incorpora el resto de ingredientes y mezcla 5 seg velocidad 7. A continuación programa 8 min 100º velocidad 4.
  5. Una vez que tenemos nuestra bechamel preparada, añade el queso y el jamón y mézclalo todo programando 1 minuto giro a la izquierda velocidad 3. Agrega el contenido del vaso a un tupper y continua la receta a partir del paso 4 de la forma tradicional.

Croquetas caseras

▷ Mi consejo para que esta receta de Croquetas de jamón y queso curado esté irresistible

Si tienes una trituradora, puedes comprar avena y convertirla en polvo directamente.


¿Te ha gustado esta receta?


COMPARTE, Sígueme en mis Redes Sociales y no te pierdas ni una receta!



Deja un comentario

Información sobre la Protección de Datos
Responsable: Elena Fenoll
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog.
Legitimación: Consentimiento del usuario.
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna.
Derechos: Tienes derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Pin It on Pinterest

Share This